Cómo adaptar el SEO de tu empresa a los constantes cambios de Google

SEOEl SEO es una ciencia muy cambiante y que obliga a los que viven de ella a estar siempre a la última para hacer su trabajo lo más eficaz posible. En Lumnia Media lo sabemos. Los buscadores siguen siendo la principal fuente de tráfico para un sitio Web, y mientras eso sea una realidad, habrá necesidad de optimizar la Web para lograr mayor visibilidad en los resultados de búsqueda.

1 . Investigando palabras clave con las migajas que nos deja Google

Identificar con qué frases nos están buscando los potenciales clientes es el estudio de mercado perfecto para optimizar nuestra Web. En el último año Google ha dado un cambio importante, al instalar el famoso «not provided» en los informes de palabras clave de las herramientas de analítica Web. El «not provided» identifica las frases de búsqueda usadas por los usuarios que buscan en Google mientras está logueados en su cuenta. Lo que se había convertido en la principal fuente de información para analizar el éxito de nuestra campaña está agonizando. Esto ha obligado a los SEOs a buscar en fuentes secundarias y en centrarse más en medir la evolución del tráfico SEO por páginas versus medir por palabra clave.

2. El linkbuilder: Constructor o destructor de enlaces

Los enlaces siguen sumando a la hora de posicionar una Web, pero ahora los enlaces se miden por tendencia y no por número. Lo importante es tener un perfil natural de enlaces para evitar penalizaciones. Para ello, la persona encargada de gestionar los enlaces tiene que afinar más en conseguir enlaces de calidad y eliminar enlaces tóxicos, enlaces pocos naturales. En cuanto a calidad, se recomienda centrarse en aquellos enlaces que nos traigan mucho tráfico.

3. SEO orientado a personas

Las redes sociales comienzan a sumar puntos en el algoritmo de Google, y en consecuencia, tenemos que invertir tiempo en obtener menciones y compartidos en redes sociales. Lo que más suma son los +1 de Google y los compartidos/me gusta de Facebook. La mejor fórmula para conseguirlo es a través de las relaciones con las personas. Detrás de una Web o una red social, hay una persona. Tenemos que identificar aquellos contenidos más virales para conseguir compartidos en redes sociales. Además tenemos que ir construyendo una red de colaboradores, colegas, amigos, etc. donde impulsarnos para distribuir nuestros contenidos.

4. Posicionamiento de Videos: oportunidad sin aprovechar

Youtube se encuentra entre las 5 páginas Web con más tráfico en el mundo. Hacer un video en internet cada vez es más fácil y menos costoso. En pocas palabras, tenemos una oportunidad que aprovechar. Al posicionar un video de nuestra empresa en Youtube, nos posicionamos también en Google, y es un arma muy fuerte para tener un resultado controlado de la empresa en las 10 primeras posiciones. Para posicionar un video, hay que titular de forma descriptiva, insertarle mucho contenido en la descripción y conseguir muchos enlaces, menciones y comentarios. Esto último se consigue apoyándonos en páginas o grupos en redes sociales con una amplia comunidad.

5. Posicionamiento de Aplicaciones Móviles: el nicho por desarrollar

Las famosas «Apps» están creciendo como la espuma. Además se están convirtiendo en un modelo de negocio bastante rentable. Si queremos instalaciones, necesitamos hacer una eficiente campaña de promoción de nuestra App. Podemos pagar por publicidad o podemos invertir un pequeño tiempo en pulir el etiquetado y otros aspectos de nuestra App, para salir lo mejor posicionado dentro de los buscadores internos de la Apple Store y Google Play. A eso se le llama ASO (App Store Optimization). Es una nueva rama del posicionamiento Web y que por ahora brinda mayores facilidades tales como poca competencia, muchas herramientas para consultar información, un algoritmo más sencillo, no hay penalizaciones, etc. En definitiva, un nicho medio virgen por aprovechar.

6. SEO orientado a reputación online: materia obligatoria para las marcas

Ya no basta con estar bien posicionado para varias palabras clave relacionadas con nuestra actividad. Es necesario controlar que los 10 primeros lugares de Google sean páginas que no hablen mal de nuestra marca. Esto es el SEO orientando a la reputación online; y consiste en desposicionar los resultados peligrosos que hablan mal de nuestra marca a partir de posicionar mejor páginas creadas por nosotros. Es una labor difícil pero necesaria. A través de la creación de páginas en redes sociales, blogs alternativos de la marca, perfiles en foros, publicación de noticias en periódicos online, poco a poco vamos construyendo una muralla más alta contra posibles nuevos contenidos que critiquen nuestra marca.