Marketing Revolucionario: Lo último usado por las multinacionales

Lumnia media. Marketing OnlineTahrir, la plaza que pasará a la historia egipcia y del mundo árabe por algo más que cambiar la historia del país. Sus consecuencias no son solo políticas, si no que ha hecho nacer una nueva forma de hacer márketing y publicidad en las grandes empresas y multinacionales, demostrando así la gran adaptabilidad de éstas a actualidad que nos rodea.
El dictador egipcio cayó porque perdió el apoyo de la mayoría de los mas de ochenta millones de egipcios, y las multinacionales no quieren perder pie en uno de los principales mercados del mundo árabe. Los tiempos van cambiando y mucho, y se han renovado ya sea para bien como para mal,  todos los órdenes de la sociedad.

Las empresas arabes y las multinacionales han entendido que ser revolucionario está de moda, así que se han aplicado la máxima de «renovarse o morir», y la publicidad revolucionaria es lo último en el marketing egipcio. La telefonía móvil, las bebidas, el turismo y hasta el jabón se han vuelto revolucionarios. Compañías como Coca-Cola han realizado costosos anuncios para hacerse con la simpatía de los jóvenes egipcios, la principal fuente de oposición a Mubarak y que son el 66% de la población. Un volumen de negocio considerable.

Es subida «al carro» no ha gustado a algunos activistas, que recuerdan que muchas de estas empresas prestaron su apoyo a Mubarak en los días del alzamiento popular. En especial las de telecomunicaciones, que obedecieron cuando el ex dictador les ordenó bloquear las comunicaciones. No se olvida tan fácilmente.  Es la defensa de los ideales versus el marketing orientado a las ventas.


Realmente,  la cuestión es si los ideales serán capaces de resistir a las potentes embestidas de los super presupuestos de márketing de las grandes empresas. Los jóvenes árabes han conseguido algo muy complicado, hacer caer los regímenes árabes autoritarios, pero tienen por delante algo tadavía más complicado: construir nuevas coherencias en un mundo con valores contradictorios.